Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Torre de casa Castell

Casa Castell (SECUNDARIA)

Huesca -  La Ribagorza -  Beranuy -  Calvera

Bien de Interés Cultural  - Monumento

 Áreas de información


 Compartir
  • 1-INM-HUE-004-246-005_01
  • 1-INM-HUE-004-246-005_02
  • 1-INM-HUE-004-246-005_03
  • 1-INM-HUE-004-246-005_04
  • 1-INM-HUE-004-246-005_05
  • 1-INM-HUE-004-246-005_06
  • 1-INM-HUE-004-246-005_07
  • 1-INM-HUE-004-246-005_08
  • 1-INM-HUE-004-246-005_09
  • 1-INM-HUE-004-246-005_10
  • 1-INM-HUE-004-246-005_11
  • 1-INM-HUE-004-246-005_12
  • 1-INM-HUE-004-246-005_13
  • 1-INM-HUE-004-246-005_14

Descripción


El núcleo de Calvera se encuentra a 1207 metros de altitud, encaramado sobre un promontorio rocoso donde se levantó el antiguo castillo como punto de vigilancia, desde el cual se obtiene una espléndida panorámica del extenso valle del Isábena. En torno a este castillo creció de forma concéntrica la pequeña población de Calvera. En la actualidad todavía se conoce a este inmueble con la denominación de Casa Castell, traducción en lengua catalana de castillo. Posiblemente, con el paso del tiempo, el antiguo castillo se fue habilitando para vivienda, con diferentes propietarios civiles, con lo cual se le añadió el término de “casa” por su función de domicilio o residencia particular, en una zona donde cada vivienda cuenta con una denominación diferenciada, bien por oficios, apodos o sobrenombres, o aludiendo a su localización y toponimia, como en este caso. Aunque el origen del castillo de Calvera se remonta al siglo XI, la torre de la denominada Casa Castell, presenta una arquitectura militar posterior, posiblemente del siglo XV-XVI, fruto de reconstrucciones del antiguo castillo. El acceso al caserón y a la torre se realiza mediante una rampa que asciende hasta la desaparecida puerta de ingreso, bajo la rampa se conserva un subterráneo abovedado destinado a bodegas y caballerizas. La rampa mencionada da paso a las ruinas de la antigua casa donde subsisten parte de su estructura externa de muros de mampostería. Esta superficie es de planta irregular, donde con el paso de los siglos se fueron levantando distintos edificios, como corrales y viviendas. En los muros externos del paramento norte se observan dos saeteras, una visible y la otra situada entre las ruinas de una estancia.

En un extremo del edificio se alza la torre, visible desde varios kilómetros de distancia desde la carretera de acceso a la localidad,  cuya volumetría destaca del resto del caserío con más empaque y robustez que la torre de la iglesia parroquial.

La torre es de planta rectangular y cuenta con tres pisos de altura, que le confieren una envergadura de alrededor de diez metros. Es de obra de mampostería y sillarejo y mide en torno a seis por siete metros de lados exteriores, con unos paramentos de casi un metro de grosor, dejando al interior un espacio utilizable muy reducido.

La planta baja de la torre se cubre con bóveda de medio cañón, y no cuenta con ningún vano de iluminación, se accede a la misma a través de una puerta adintelada por la que se llega desde de las ruinas de la antigua vivienda adosada a la torre.

Esta planta cuenta con una apertura cenital cuadrada, rellena de lajas, lo cual indica que la planta baja de la torre podía ser ciega, y que la puerta actual fue de apertura posterior, como acceso desde la vivienda.En el primer piso se abre una ventana de asiento orientada al oeste. Sobre ella se levantaba el segundo piso apoyado en un forjado de madera y donde se abre una ventana al sur. Se desconoce como pudo ser su remate, quizá almenado, aunque en fotografías de hace unas décadas se observan vanos adintelados reforzados con sillar en algunos de sus paramentos y cubierta sobre un alero posiblemente de madera. En la actualidad se han cegado dichas ventanas y el remate se presenta con un tejado a cuatro aguas. Exteriormente sus muros se presentan enfoscados y enlucidos, aunque esta obra se realizó hace algunas décadas. En el paramento inmediato a la torre por su lado norte, correspondiente a un muro de la mansión se observan dos aspilleras de dintel escalonado y alféizar derramado al interior.La torre del Castillo de Calvera o Casa Castell formó parte de una vivienda habitada hasta la década de 1970, y que en la actualidad está en estado ruinoso, subsistiendo parte de sus paramentos adosados a la torre donde puede observarse la configuración de su estructura.   

 



Protección. Historial administrativo


 Declaración Resolución: 17/04/2006 Publicación: 22/05/2006
Consultar BOA

Bibliografía


  • CABAÑAS BOYANO, Aurelio. Aragón, una tierra de castillos. Zaragoza: Prensa Diaria Aragonesa, S. A., 1999.
  • CASTÁN SARASA, Adolfo. Torres y castillos del Alto Aragón. Huesca: Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón, 2004.
  • GRACIA SENDRA, Dolores; Barcelona, David. Inventario de Castillos de Aragón. Inventario inédito, Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte, 2001.
  • GUITART APARICIO, Cristóbal. Castillos de Aragón. Zaragoza: Librería General, 1977.
  • NAVAL MAS, Antonio. Las casas torreadas del Alto Aragón. Zaragoza: Prames, 2007.
  • PUYOL IBORT, Marta et al. Inventario de patrimonio arquitectónico de Sobrarbe y Ribagorza. Inventario inédito, CEDESOR (Centro de Desarrollo de Sobrarbe y Ribagorza), 1999-2001.

Síntesis histórica


Calvera está situado en la vertiente meridional de la sierra que lleva su nombre, dominando el curso del río Isábena siendo un punto estratégico de los puertos de Las Tozas, collado de Pegá o la Croqueta.

Al igual que Obarra, estuvo en manos cristianas desde el siglo IX, siendo su primera mención en el año 916, cuando el conde Bernardo de Ribagorza y su mujer Toda compraron allí una viña que donarían más tarde a Santa María de Obarra, según se recoge en Catalunya Carolingia.

Calvera cuenta con los restos de un castillo que bien pudiera tener su origen en el siglo X o principios del XI, desde el cual se procuraba frenar la expansión musulmana hacia el norte e iniciar el marcha hacia tierras islámicas situadas al sur.            

A principios del siglo XI, se sabe que el tenente del castillo era Urrato, que formaba parte de la escolta del conde Guillermo Isárnez, con voto en la elección del obispo Borrell de Roda en La Seo de Urgell en 1017.

Años después el castillo fue cedido al Monasterio de Santa María de Obarra, siendo Calvera lugar de realengo, y contando como tenentes a Pedro Bremón en 1112, durante el reinado de Alfonso I “El Batallador”, y a Pedro Mir de Entenza en 1135.           

A principios del siglo XIII lo poseía Bernardo de Espés, junto a los castillos de Sos y de Veri.            El castillo debió pasar de nuevo a manos de los Entenza, ya que en 1290, Alfonso III de Aragón mandó restituir el castillo de Calvera a Berenguer de Entenza para entregarlo a manos de los Espés.           

En 1291 era del rey, y en 1307 de Guillermo de Entenza, ya que prestó homenaje por el castillo y villa de Calvera a Jaime II de Aragón.            

A finales del siglo XIV, alrededor de 1385 pertenecía al condado de la Ribagorza.            

No se tienen datos posteriores al siglo XIV-XV, aunque es posible que lo comprara algún señor feudal de la zona. De todos modos el castillo de Calvera, hoy conocido en la población como Casa Castell, fue habitado hasta la década de 1970. La torre se conserva en buen estado y el resto de dependencias, como la vivienda adosada, los muros donde se observan aspilleras o incluso los accesos, en estado ruinoso.

Datación e historia del bien


 CONSTRUCCIÓN
Desde Edad Media-S. XI hasta Edad Moderna-S. XVIII

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad