Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Santuario de la Virgen de la Vega

Teruel -  Gúdar-Javalambre -  Alcalá de la Selva -  Alcalá de la Selva


 Áreas de información


 Ubicación:
El Santuario de la Virgen de la Vega o del Espino se sitúa en el barrio de La Vega, al Sur del casco urbano de Alcalá de la Selva.


 Descargar localización
google tomtom

garmin navman

navigon via michelín

mio JML
 Compartir
  • Fotografia_A
  • Fotografia_B
  • Planimetria

Descripción


El enclave se sitúa en la cabecera del río Alcalá, en su margen izquierda, en el extremo suroccidental de una amplia hoya caracterizada por la existencia de problemas de drenaje. Se asienta dentro de dicha depresión, al pie del cerro de Los Castillejos Altos, en una zona bastante urbanizada, salvo por su parte oriental, en la que aún dominan los pastos.
Uso del suelo: Santuario, edificio de usos culturales, explanada de aparcamiento y prados.
El asentamiento romano se extiende más allá de los límites del templo actual, por debajo de sus dependencias anexas y, posiblemente, por las explanadas y prados anexos.
 
Se pueden diferenciar varias fases:
 
* Horizonte I ó asentamiento romano Altoimperial: Conjunto de estructuras que se extiende fuera del área excavada. Durante las excavaciones arqueológicas realizadas no pudo ser totalmente excavado este horizonte a fin de no destruir las estructuras suprayacentes, ni afectar a la estabilidad del edificio. Lo descubierto es una estructura reticular, con orientación noreste-suroeste, con muros perpendiculares a esa dirección definiendo los espacios, sin que se pueda precisar mucho más sobre este entramado. Es altamente probable que se haya descubierto un amplio "portalón" abierto en el citado muro, cuyas dimensiones reflejan que nos encontramos ante un conjunto de gran amplitud y no ante la sucesión de distintos habitáculos aislados. Dicho "portalón" estaría abierto hacia el noreste, por lo que cabe suponer que sería una especie de "puerta posterior" del conjunto. Las piedras de la base formaban una superficie perfectamente horizontal, mientras que en un lado se detectaba un bloque hincado a modo de base de una jamba. Aunque todos los muros son de mampostería, de doble hoja, trabados con tierra, se detecta la existencia de aparejos distintos, generalmente de buena calidad. En cuanto a los suelos, todos eran de tierra apisonada, en algún caso sobre un nivel de gravas con tierra, sin que se haya detectado ningún pavimento más desarrollado. Un último elemento a mencionar es un bloque de piedra arenisca con abundantes huellas de talla, cuya base es de tendencia cuadrangular, mientras que la parte superior es circular; se podría tratar tanto de una especie de "hita" o "mojón" como de un apoyo estructural, ya sea una tosca base de columna o de un poste de madera. 
 
* Horizonte II ó "Prados". Sin estructuras asociadas. 
 
* Horizonte III ó Santuario Antiguo. Edificio de mampostería de buena calidad, trabada con cal. Poseía una única nave, dividida por tres arcos diafragma en tres tramos más el presbiterio; dichos arcos sustentarían una cubierta de madera a doble vertiente. El presbiterio es de dimensiones más reducidas (al menos exteriormente) que el cuerpo principal de edificio, apreciándose una marcada irregularidad en la zona de unión con la nave central, similar al arranque de una estructura ultracircular, pero que hubiera sido acabada con paramentos rectos. Adosado al testero recto se encontraba el altar de la Virgen, del que solo se ha conservado la base. Hay que destacar la localización de diversas improntas que pertenecen a una estructura de madera situada en la parte interior del presbiterio, colocada de forma simultánea al pavimento más antiguo, así como de una gran estructura de madera, cuya base se excavó en dicho pavimento (siendo, por tanto, posterior), que marcaría la separación del presbiterio respecto al resto del templo. Ya en el cuerpo principal del edificio, se observa la existencia de un temprano engrosamiento interior de los muros septentrional y occidental, anterior a la construcción de las pilastras de los arcos, lo que nos indica la existencia de posibles cambios de criterio (e incluso de diseño) constructivo. 
El Santuario tenía dos puertas. La más grande estaba abierta en la fachada meridional; provenía de un espacio empedrado con cantos de río (del que solo se ha conservado un pequeño retazo) y constaba de dos escalones; salía al claustro u "hospedería". A mano derecha se encontraba la pila benditera, exenta, de la que solo se ha encontrado la base de un apoyo cuadrado. En la fachada oriental (zona de los pies) había una segunda puerta, de dimensiones más reducidas, pero posiblemente de gran importancia litúrgica. Se encontraba perfectamente integrada en el eje longitudinal del edificio y alineada con el altar. Es posible que este eje definiera una "vía sacra" por la que discurría la Virgen cuando era portada en procesión, saliendo por la citada puerta. 
Durante su medio milenio de existencia, el templo fue objeto de múltiples reformas. En el exterior se colocaron contrafuertes coincidiendo con las pilastras, alguno de grandes dimensiones, como el existente a los pies. También se debió de agregar un coro alto a los pies, del que solo se conserva la base macizada de su escalera. También se produce una sucesiva sustitución de suelos, desde el pavimento original de yeso y cal, con diversas reparaciones, hasta el último pavimento de ladrillo, pasando por otro pavimento intermedio de yeso y cal y una reparación con lajas de piedra. 
En el siglo XVII se debió redecorar la iglesia, conservándose numerosas yeserías de gran calidad que se concentraban en la zona de la cabecera. Es posible que en ese momento se cubriera la techumbre original con una bóveda de ladrillo y yeso, posiblemente de arista, de la que se han detectado restos entre el pavimento del Santuario Actual y el del Antiguo. Durante la Edad Moderna también se construyo un púlpito, adosado a la primera pilastra del lado del Evangelio. Por último, en el lado del Evangelio, frente a la puerta meridional, se sucedieron dos estructuras de difícil interpretación. Por una parte, un receptáculo excavado en el suelo y delimitado con muretes de ladrillo y pavimentado igualmente con ladrillos, que se desarrollaba entre el 2º y 3º arco, estando cubierto por un entarimado; recuerda a las criptas que en ocasiones aparecen en capillas laterales, pero su profundidad era insuficiente para dicho uso. En la fase final del templo se amortizó esta estructura, rellenándola con trozos de tejas (indicio de una sustitución total o parcial de la cubierta), tapando el espacio con lajas y creando otra nueva estructura adosada a la pared, de la que solo se conserva la base, realizada con lajas subverticales que posiblemente no quedaban originalmente vistas. Es posible que se trate de una especie de altar, situado frente a la puerta meridional, ya sea dentro del ciclo litúrgico de la Virgen de la Vega (¿emplazamiento provisional durante la novena?) o, con menor probabilidad, asociado a otra advocación. Podría tratarse de uno de los altares mencionados en la visita pastoral de Analso de Miranda. 
Las señales de fuego distribuidas por todo el templo indican que este sufrió un incendio. Ya en el momento final de existencia del Santuario Antiguo se realizaron las dos únicas inhumaciones registradas en el interior del mismo (en el exterior de ese edificio, junto a la cabecera, se encontraron restos de otro enterramiento sumamente deteriorado). Ambas estaban en el presbiterio, delante del altar y alineadas con el eje del edificio y la puerta de los pies; es decir, en el lugar más relevante del edificio. Ambas poseen lápidas de piedra gris oscura-negra, bien pulida y con epígrafe con perfecta caligrafía de inicios del siglo XVIII. La primera, de un solo bloque, pertenece a Fernando Noguera, de Teruel, importante e influyente notario de la curia episcopal de Teruel, que falleció el 7 de octubre de 1711, a los 72 años. La segunda lápida, de dos piezas, perteneció a su hijo Adrián Noguera, primer capellán del Santuario (con anterioridad el culto se había realizado con clero regular de la parroquial de Alcalá de la Selva), que falleció poco tiempo después de su padre, el 21-2-1712. 
 
* Horizonte IV ó construcciones de Sebastián Val. Cimentaciones conservadas en la nave del Evangelio, correspondientes a un templo muy similar al actual, pero con algunas diferencias en cuanto a dimensiones y diseño. 
 
* Horizonte V o Santuario Actual. El templo actual es un espacioso edificio de tres naves armadas por arcos fajones que se apoyan en pilares cuadrados, cubiertas con bóveda de medio cañón con lunetos en la central y de arista en las laterales; el crucero se cubre con cúpula sobre pechinas. La Virgen posee camarín y capillas de exvotos. La fachada, en el hastial de los pies, de perfil mixtilíneo y cornisa con moldura, sobre cuyo eje hay una espadaña de un solo hueco.La portada de traza valenciana, aparece con un orden apilastrado con puerta adintelada. En el cuerpo superior una hornacina de concha entre pilastras ondulantes. Remates de bolas y florón con óculo superior. Junto a la iglesia se conservan restos de lo que parece fue un convento, con unos pórticos de sillería de arcos rebajados sobre columna muy sencilla, pueden ser restos de un claustro, se conserva una entrada principal de arco rebajado enmarcado con pilastras y cornisa.
 
 
Restos muebles asociados
Cerámica a torno de técnica (o de tradición) ibérica. Cerámica común romana. Cerámica de paredes finas, de los alfares de Rubielos. Molino de piedra arenisca. Posible aguja de fíbula y otros objetos metálicos de cronología romana. Cerámica bajomedieval a torno, con acanaladuras. Cerámica decorada de Teruel, de los siglos XIII a XIX. Cantarería. Yeserías procedentes del templo barroco. Misal o similares Restos humanos.


Bibliografía


  • QUALCINA, . Inventario del patrimonio medieval de la comarca Gúdar-Javalambre. Inventario inédito, Comarca de Gúdar-Javalambre, 2010.

Síntesis histórica


Las excavaciones arqueológicas han permitido establecer cinco horizontes de ocupación en este emplazamiento: 
 
* H-I ó Asentamiento Romano Altoimperial, fechado en el último tercio del siglo I d.C. y la 1ª 1/2 del siglo II d.C. Se trata de un amplio asentamiento en llano, posiblemente la "parte rural" o el cierre de una villa cuyas estancias más nobles podrían extenderse hacia el sur y el oeste y, con menor probabilidad, hacia el este.
 
* H-II ó "Prados". Tras el abandono del conjunto, que se puede fechar en un momento no precisado de los siglos II-III d.C., se inicia un largo periodo caracterizado por la edafogénesis de suelos muy profundos, bien desarrollados y con un significativo contenido de materia orgánica, sin que se detecten indicios de abonado. Según todos los indicios, nos encontramos ante un posible uso como prados de este espacio. 
 
* H-III ó Santuario Antiguo. En un momento aún por precisar de la 2ª mitad del siglo XIII o de las primeras décadas del siglo XIV se construyo, posiblemente en sucesivas fases, un amplísimo templo que podría considerarse como de "transición" entre el tardo-románico y el gótico. Durante su medio milenio de existencia, el templo fue objeto de múltiples reformas: colocación de contrafuertes exteriores, agregación de coro alto a los pies, sustituciones de suelos, redecoración barroca (incluida posible bóveda de ladrillo), construcción de púlpito, etc. En su interior sepultaron a Fernando Noguera (1711), notario de la curia episcopal, y a su hijo Adrián Noguera (1712), primer capellán del Santuario. 
 
* H-IV ó construcciones de Sebastián Val. El templo amenazaba ruina en 1722. En esa fecha se encargó al maestro Sebastián Val la construcción de un nuevo templo, que se inició sin demoler el anterior. Este debía tener tres naves, iniciándose por la del Evangelio y realizándose las zapatas de pilares y las pilastras, el muro septentrional y las riostras que unían estas estructuras. En 1724 se suspendieron las obras por falta de caudales y en 1733 se ordena la realización de un nuevo diseño, por considerarse defectuoso el anterior. 
 
* H-V o Santuario Actual. Diseñado por el padre carmelita Fray Bernardo de la Purificación, fue construido bajo la dirección de Juan Escuder en 1751.
 
El silencio documental hasta el año 1464 es la tónica dominante en este edificio. En el año 1722 el obispo Analso de Miranda realiza lo que debió ser la última visita pastoral del Santuario Antiguo (H-III), transcrita por E. Torrá de Arana: "Al medio de la Vega está el Santuario Ermita de Nuestra Señora de la Vega, aparecida en un espino cuyo tronco aún se conserva, donde está colocada la imagen con retablo dorado en capilla de media naranja, con altar a un lado y otro, y enfrenté está la puerta principal que sale a un patio que tiene claustro alto que aún no se cerró por el frente". A la luz de la intervención arqueológica es preciso revisar la cita original (... con altar a un lado y otro enfrente está [de] la puerta principal...).

Datación e historia del bien


 CONSTRUCCIÓN
Desde Edad Media-S. XIII-Segunda mitad hasta Edad Media-S. XIV-Principios
 RECRECIMIENTO
Desde Edad Moderna-S. XVIII-1722 hasta Edad Moderna-S. XVIII
Val, Sebastián (Arquitecto)
 REFORMA
Desde Edad Moderna-S. XVIII-1751 hasta Edad Moderna-S. XVIII
Escuder, Juan (Arquitecto)

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad