Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Castillo y muralla

Castillo. Recinto amurallado. Portal de Arriba. Portal de Abajo (SECUNDARIA)
Portal de Abajo (SECUNDARIA)

Teruel -  Gúdar-Javalambre -  Manzanera -  Manzanera

Bien de Interés Cultural  - Monumento

 Áreas de información


 Ubicación:

Se localiza en la plaza del Castillo (nº 7), en el casco urbano de Manzanera.

El recinto amurallado delimita el casco antiguo de Manzanera. Las estructuras visibles más destacadas se localizan en las plazas Portal de Abajo - Aranguren, calle Arrabal y calle Portal de Arriba.




 Descargar localización
google tomtom

garmin navman

navigon via michelín

mio JML
 Compartir
  • Fotografia_A
  • Fotografia_B
  • Planimetria
  • Portal de Abajo
  • Portal de Arriba
  • Planimetría
  • 1-INM-TER-032-143-017_01
  • 1-INM-TER-032-143-017_02

Descripción


El casco urbano de Manzanera se localiza junto a la margen izquierda del río Manzanera (tributario derecho del río Mijares), aguas abajo de la confluencia en este del río de Los Olmos y poco antes de la desembocadura del barranco de la Salada. Ocupa un pequeño rellano, que se corresponde con un retazo de terraza fluvial que enlaza con la base de la ladera de un relieve en cuesta. El castillo se localiza en el extremo meridional del casco urbano, sobre un pequeño espolón limitado por el cortado de la terraza y por una barranquera que desciende desde la zona del Portal Alto; la zona contigua a la plaza del Castillo es la más desprotegida, concentrándose en la misma los principales sistemas defensivos.
Uso del suelo: Inmueble sin uso conocido.


El castillo ocupa un pequeño espolón rocoso, que aflora por debajo de la terraza fluvial sobre la que se asienta el resto de la villa de Manzanera. Es por ello que en el contacto entre el espolón y la terraza se emplazan las principales estructuras defensivas. Es posible que en el espacio contiguo al castillo, por el que se extiende la actual plaza, existieran algún tipo de estructuras asociadas al castillo, como un foso que reforzase las defensas en ese sector.
El grueso de la fortificación se adapta al potente afloramiento rocoso del espolón, lo que le confiere una planta irregular al edificio. 
La estructura más relevante es el muro que cierra la fortaleza por la plaza (muro noroccidental), y a cuyos pies pudo existir un foso, actualmente relleno e igualado con la explanada. Consta de dos fábricas o cuerpos bien diferenciados, que poseen un potente núcleo de cal y canto; el inferior está formado por un aparejo de piedras escuadradas, predominantemente de piedra caliza, algunas posiblemente reaprovechadas de fábricas anteriores, con sillares bien tallado en las esquinas; está trabado con mortero de cal, si bien se observan distintos rejuntados y en planta inferior un revestimiento continuo de yeso, de fechas posteriores a la construcción del paramento. En este cuerpo se abre una pequeña ventana que fue ensanchada en un momento no precisado a costa de perder parcialmente la jamba izquierda. El cuerpo superior es ligeramente más estrecho y está realizado mediante una fábrica de buena sillería de piedra arenisca, igualmente trabada con mortero de cal; en su parte central hay una pérdida importante del lienzo, favorecida por la existencia de un vano central de cierta entidad. El muro se prolonga por sus laterales, con menor altura y, posiblemente, espesor y peor conservado. Los paramentos visibles interiores son de mampostería y se encuentran parcialmente ocultos por un potente relleno de escombros; conservan varias capas de revestimientos y las trazas de múltiples vanos enmarcados con jambas de sillería; se identifican posibles puertas y ventanas flanqueadas con festejadores. Esta fábrica enlaza por el flanco meridional con otras estructuras, posiblemente anteriores, con un alineamiento ligeramente distinto y con refuerzos puntuales. Se trata de muros de mampostería regularizada con amplias esquinas de sillería en la que se entremezcla la piedra caliza y la arenisca y trazas de distintos vanos; en al menos un punto, se observa la existencia de un paño central de sillería de piedra arenisca. 
En la parte posterior del edificio hay también restos de un torreón de planta circular, que enlazaría con la muralla que rodea la villa. La sala principal del castillo debía tener un cierto empaque, existiendo referencias a reuniones del Concejo, con el Prior del Convento de San Miguel de los Reyes a la cabeza, a lo largo del siglo XVI.
La torre del homenaje es de planta rectangular, de 11 por 9 metros, construida en mampostería en sus dos tercios inferiores siendo el superior de piedra sillar; en la actualidad se encuentra recortada en altura y mutilada de detalles artísticos aunque en su interior se pueden apreciar algunas hornacinas y otros huecos sin valor arquitectónico.
Parte de su recinto se halla ocupado por viviendas tanto modernas como de una cierta antigüedad.
 
La muralla delimitaba el casco antiguo de Manzanera; todo el flanco suroriental se localiza sobre el escarpe que separa la terraza fluvial de terraza subactual / curso fluvial, desde las proximidades del puente hasta el castillo y desde este hasta la zona de la carretera de Arcos de las Salinas (flanco meridional). En el resto del trazado (flancos suroccidental, noroccidental y nororiental) no existen unos límites topográficos tan definidos, coincidiendo con una suave vaguada por la que discurre la travesía urbana de la carretera A-1514.
 
El recinto amurallado es un conjunto complejo de estructuras, integrado por elementos de distinto tipo, entre las que podemos destacar: 
 
- Portales y postigos: destinados a comunicar la villa con el exterior, su disposición se encuentra perfectamente asociada al trazado de los viales; se tiene constancia de cinco portales y dos posibles postigos: 
 
*Portal de Abajo (plaza Portal de Abajo nº 6 y 7). Es considerada como la estructura más relevante del recinto amurallado y protegía el acceso desde el flanco norte. Se trata de un portal flanqueado por sendos torreones de planta cuadrada. El vano del portal se abre extramuros con un arco ligeramente apuntado e intramuros con un arco rebajado; dichos arcos y las jambas del vano están realizados con sillería; las dos torres que lo flanquean poseen fábrica de mampostería con sillares en las esquinas, trabado con cal; están coronados con almenas, al igual que el paño que se alza sobre el portal. Intramuros ambos torreones constan de dos pisos, el inferior abría, en el de la izquierda, a modo de arco de medio punto dovelado, y el de la derecha, en falso arco formado por aproximación de hiladas; el piso superior presenta abierto el hueco interior de los torreones para un mejor acceso desde el interior en caso de ataque.
 
*Portal de Arriba (calle Portal de Arriba, nº 3-4): Antigua torre-puerta desmochada, de la que solo se conserva su base, bastante transformada. Se trata de una fábrica de sillería, trabada con cal. Al exterior transciende en forma de arco rebajado, fruto de una remodelación posterior, mientras que el paso y la cara intramuros está formado por una bóveda rebajada. 
 
*Otros portales: hay evidencias urbanísticas, corroboradas por fuentes orales, de la existencia de otros tres portales, cuyos restos no transcienden al exterior. Dos de ellos se localizan en ambos extremos de la calle Doctor Gil, uno junto a la carretera (a la altura de C/ Doctor Gil nº 1 y del medianil entre C/ Doctor Gil nº 2 y trasera de la Avenida Tomás María nº 23) y otro junto a la calle que circunvala el casco urbano por el río (C/ Doctor Gil nº 18 y medianil C/ Doctor Gil nº 23 - C/ Arrabal nº 34). Y el tercer portal se localizaba a la altura de la plaza del Rincón nº 10 y 12. 
 
*Posibles postigos: Se ha detectado la ubicación de dos posibles postigos, cuya estructura no transciende al exterior y que requeriría de una intervención arqueológica que corroborara su presencia. El primero de ellos se podría situar en la zona de unión de la plaza del Castillo con la calle Arrabal, mientras que el segundo se debía situar a la salida de la calle San Antonio. 
 
- Torres. En la actualidad son visibles los restos de dos torreones de planta circular, además de las torres de planta cuadrada que flanquean el Portal de Abajo y los restos de la torre-puerta del Portal de Arriba. El de la calle Arrabal (en la parte posterior de C/ Mayor nº 24) es un potente cubo de mampostería regularizada trabada con cal, que debía tener un gran alzado. El segundo torreón circular se encuentra en la zona de unión de la calle Portal Alto con el flanco occidental del Castillo. También se han detectado evidencias fotográficas y catastrales de la existencia de otros torreones, en este caso de planta cuadrada, si bien requieren de una verificación de carácter arqueológico. 
 
- Lienzos y antemurales: se detecta la presencia de diversos lienzos de muralla asociados a las torres y portales conservados, todos parcialmente transformados y realizados con fábrica de mampostería regularizada, trabada con posible argamasa de cal. Además de estas evidencias visibles, es altamente probable que se conserven otros lienzos en las medianeras de las casas existentes entre la Avenida Tomás Muñoz y las calles Modesto Muñoz, Duque y Plaza del Rincón y entre la Avenida Ingeniero Piqueras y las calles Doctor Andrés Guevara y Plaza del Sol 


Protección. Historial administrativo


 Declaración Resolución: 16/11/1979 Publicación: 20/01/1980
Número de expediente:  Portal de Abajo BIC

 Declaración Resolución: 15/04/2006 Publicación: 22/05/2006
Consultar BOA

Bibliografía


  • BENITO MARTÍN, Félix. Inventario arquitectónico: Teruel. Zaragoza: Diputación General de Aragón, 1991.
  • GRACIA SENDRA, Dolores; Barcelona, David. Inventario de Castillos de Aragón. Inventario inédito, Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte, 2001.
  • GUITART APARICIO, Cristóbal. Castillos de Aragón III. Zaragoza: Mira Editores, 1988.
  • GUITART APARICIO, Cristóbal. Los castillos turolenses. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses, 1987.
  • QUALCINA, . Inventario del patrimonio medieval de la comarca Gúdar-Javalambre. Inventario inédito, Comarca de Gúdar-Javalambre, 2010.

Síntesis histórica


Fortaleza señorial clave en el control del corredor formado por los valles de los ríos Torrijas-Manzanera y Arcos. El enclave, en el que pudo existir una fortificación islámica, fue conquistado en junio de 1202 por Pedro II de Aragón, que lo donó para a Berenguer de Entenza por su decisiva participación en su conquista. Sin embargo esta primera ocupación fracasó, perdiéndose el enclave en una fecha no precisada. En 1231-32 se encontraba en poder de los musulmanes, siendo saqueado por las huestes concejiles turolenses. Fue nuevamente conquistado pocos años después, coincidiendo con el definitivo avance aragonés hacia Valencia. La fortaleza estuvo vinculada a los Entenza hasta bien entrado el siglo XIV, momento en el que Teresa de Entenza se casa con el infante Alfonso (futuro Alfonso IV), dejando en herencia la fortaleza y en señorío a su hijo, el futuro rey Pedro IV; de este pasó a Juan I, que en 1390 se lo concede a Pedro Ladrón de Vilanova, de forma paralela a la institución del vizcondado de Chelva. Durante casi un siglo y medio el castillo perteneció al vizconde de Chelva, aunque fue efímeramente ocupada por Ximeno de Urrea, deñor de Biota. En 1537, Pedro Ladrón vendido este señorío a Fernando de Aragón, duque de Calabria casado con Germana de Foix, pasando a la muerte de este a depender del Monasterio de San Miguel de los Reyes de Valencia. Aunque hubo un episodio de hostigamiento en 1835, hasta 1839 la posición fue no fue refortificada, en este caso por los carlista. El 14-12-1839 el general Hoyos atacó el enclave, bombardeando la posición hasta su rendición de los 45 efectivos que lo defendían.

El recinto amurallado que protege la villa de Manzanera, cuyas fases más antiguas podrían corresponder al segundo tercio del siglo XIII, ha sido objeto de múltiples ampliaciones y reparaciones. La historia de esta estructura está estrechamente vinculada a la del casco urbano; al perder definitivamente su función estratégica, se fueron adosando edificios en el frente exterior de la muralla, enmascarándola. A falta de un estudio más detallado, se puede apuntar que constaba de cinco portales, siendo el más relevante (al menos de los conservados) el Portal de Abajo o de Teruel; a estos hay que agregar dos posibles postigos. Este recinto estaba unido al castillo, que ocupaba el punto más relevante del casco urbano. Se conservan dos torres circulares, a las que se sumarían varias torres de planta cuadrada, algunas de las cuales han dejado traza en el parcelario. También es posible que se conserven diversos lienzos de muralla, aunque en su mayor parte deben de estar enmascarados por las edificaciones adosadas.

El portal de Abajo es uno de los dos portales medievales conservados en esta villa turolense situada al pie de la Sierra de Javalambre, donde estuvo la frontera del territorio cristiano con el reino musulmán de Valencia en el siglo XIII. Formaba parte del recinto amurallado de la población, abierto por el Portal de Arriba en el frente meridional, donde se situaba el castillo, y por el denominado Portal de Abajo en el frente septentrional.

Uno de los torreones fue transformado intramuros en una vivienda.

Datación e historia del bien


 CONSTRUCCIÓN
Edad Media-S. XIII

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad