Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Castillo de la Zuda

Zaragoza -  Campo de Borja -  Borja -  Borja

Bien de Interés Cultural  - Conjunto de Interés Cultural  - Zona Arqueológica

 Áreas de información


 Ubicación:
En la parte alta de la localidad


 Compartir

Descripción


Vista general

Se trata de una fortaleza situada sobre una muela que domina el caserío. En torno a él, se levantó el recinto amurallado que era, en realidad, la auténtica fortaleza en la que se alojaba la guarnición militar.

La base del castillo es un plataforma rocosa de ochenta metros de longitud y siete de ancho que fue diversamente fortificada tanto por los musulmanes como, a partir del año 1120, por los cristianos. La planta de la fortaleza, aproximadamente rectangular, se adapta al terreno.

La roca natural aparece reforzada en toda la ladera nordeste por un muro de mampostería con base de piedra sillar que parece de época islámica. La parte más característica la constituye el extremo sudeste del espolón, que ha sido reforzado por un muro de argamasa de cal y mampostería, de forma ataludada y en la que se advierten las huellas de una escalera de acceso a la plataforma.



Protección. Historial administrativo


 Declaración Resolución: 17/04/2006 Publicación: 22/05/2006
Consultar BOA

Bibliografía


  • GRACIA SENDRA, Dolores; Barcelona, David. Inventario de Castillos de Aragón. Inventario inédito, Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte, 2001.
  • GUITART APARICIO, Cristóbal. Castillos de Aragón. Zaragoza: Librería General, 1977.

Síntesis histórica


El topónimo Borja procede del árabe y significa “la torre”, o la fortaleza, en referencia a la imponente fortaleza, de cuyas murallas islámicas se conservan importantes restos. Desde aquí, los Banu-Qasi, una familia de muladíes borjanos, dominaron una amplia zona durante el siglo IX, llegando a enfrentarse abiertamente a los emires cordobeses.
Reconquistada por tropas bearnesas al servicio de Alfonso I el Batallador, entre sus primeros tenentes destaca Pedro de Atarés, un importante personaje vinculado a la casa real aragonesa, que fue el fundador del Monasterio de Veruela.
La importancia de la población, durante siglos, estaba relacionada con su situación estratégica junto a la Raya castellana y la frontera con Navarra. En 1363, fue tomada por los castellanos durante la Guerra de los dos Pedros y fueron incendiados algunos de los edificios de la ciudad, entre ellos la sede del Justicia.
El rey Alfonso V incorporó Borja definitivamente a la Corona de Aragón y, en 1438, le concedió el título de ciudad.
La población aumentó considerablemente en el siglo XVI. A partir de ese momento, la ciudad crece y desborda la segunda muralla, alcanzando el llano, y las fortificaciones existentes comienzan a ser demolidas.

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad