Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Fosa común desaparecida

Zaragoza -  D.C. Zaragoza -  Zuera -  Zuera



Datos generales


 
Tipo de fosa: Represión provocada por los sublevados
Fecha: 01/08/1936

Actualmente esta localidad ya no cuenta con fosas comunes. Las que existieron un día en el cementerio de la localidad fueron trasladadas al osario hace ya algunos años. Las últimas desaparecieron con motivo de la construcción del memorial en homenaje al científico zufariense Odón de Buen, muerto en el exilio mexicano en los años cuarenta. Contenían los restos de multitud de vecinos de los pueblos de los alrededores asesinados en término de Zuera, así como los de docenas de soldados fallecidos en los combates que se cobraron centenares de vidas en la zona durante la segunda mitad de 1937. A título de ejemplo, podemos asegurar que entre las personas enterradas allí se contaban siete vecinos de Las Pedrosas y cuatro de Gurrea de Gállego, amén de otras procedentes de Villanueva de Gállego o de la misma capital provincial. Los cuerpos de algunos vecinos de la misma Zuera que fueron enterrados en esas fosas en un primer momento pudieron ser exhumados por sus deudos gracias a la colaboración de Pilar Sanz, la mujer que trabajaba como enterradora durante la Guerra Civil, quien conservó discretamente en su memoria el recuerdo del emplazamiento exacto de algunos de los cuerpos. Los restos de algunos soldados rebeldes que yacían allí pudieron ser trasladados al Valle de los Caidos a finales de los años cincuenta.

Zuera fue sin ningún género de dudas uno de los pueblos aragoneses que más padeció la violencia de la guerra, con la muerte violenta de tres centenares de sus vecinos, sin contar la multitud de soldados que murieron en su término ni a las decenas de personas procedentes de otras localidades que fueron ejecutadas por los sublevados en los alrededores del pueblo. Las cifras globales son impresionantes: 194 personas fueron asesinadas por los sublevados (entre ellas 23 mujeres), otras 15 por los republicanos, 26 murieron en combate junto a los republicanos, 38 cayeron junto a los rebeldes, 24 civiles murieron durante la guerra o directamente a causa de ella y 7 exiliados morirían a manos de los nazis: dos combatiendo junto al maquis en territorio francés y los otros cinco en los campos de exterminio. Eso nos da un balance conjunto de 304 fallecidos, en su inmensa mayoría vecinos de Zuera. Hoy en día, en la localidad ningún monumento o placa conmemorativa recuerda para las nuevas generaciones el cataclismo atravesado por el pueblo durante los años bélicos.

Otras víctimas de la represión ejercida por los sublevados: los 194 hombres y mujeres ejecutados por los rebeldes serían José Abarca Pueyo, Antonio Alcubierre García, los hermanos Faustino y Juan José Aniés Naya, los hermanos Pedro y Mariano Aranda Botaya, Francisca Alias Aparicio, Liborio Arqué Abadía, Vicente Arqué García y sus hijos Emilio y José Arqué Garulo, José Arroyos Grasa, Felipe Ascaso Gil y Antonia Caminos Urzainqui (matrimonio y maestros del barrio del Portazgo), Severiano Aso Bello, los hermanos Angel y Manuel Aso Trullenque, Esteban Aso, Calixto Atienza López, los hermanos Cándida y Gregorio Atienza Marco, Clemente Aurensanz Aso, los hermanos Inocencio y Gerardo Azcárate Viñas, José Aznar Artigas, los hermanos Angeles y Carmelo Bagüés Bosque (de 16 y 18 años), Daniel Belío Ballarte, José Benedé Gironés, Florencio Benesenes Arguilé, Nicolás Berdejo Redondo, Francisco Bernal Rivas, Félix Bienzobas Bescós, Ponciano Bienzobas Nuez, los hermanos Dionisio y Manuel Bienzobas Villar, Florentina Bolboy, Zenón Bolea Aisa, Juan Bolea, Rafael Borrel Alastuey, los hermanos Manuel y Vicente Borroy Sevilla, Cipriano Borruel Diestre, Hilario Borruel Seral, Antonio Borruel Trullenque, José Bosque Navarro, Pascual Calvo Gracia, José Carreras, Antonia Casabona Ligorred, Manuel Castán Loriente, los hermanos Carmelo, Mariano y Ricardo Catalinas Aldea, Florencio Cavero Conde, los hermanos Joaquín y Julián Cochi Valiente, Felisa Crespo Aranda, Mariano Cura del Cos, Félix Cura Daidius, Sadi de Buen Lozano, Dolores de la Torre García, los hermanos Pascual y Felisa del Cos Miguel, los hermanos Jacinto y José Diestre Sancho, los hermanos Eloy y Manuel Domingo Marañés, Otilia Echegoyen Berges, Jesús Escolano, los hermanos Jesús y Joaquín Ezquerra Huertas, Juan Falcón Duarte, Antonio Fau Palacio, Gabriel Faure Oliveras, María Fernández de Cava, Pedro Ferrer Sánchez, Ciriaco Gallán Lécera, Paulino García Barriales, Félix García, Vicente García Allué, Martín Gascón Antío, Pascual Gil Urbano, Manuel Gimeno Sánchez, Mariano Gonzalvo, Alvaro Gracia Alias, Félix Gracia Arqué, Ildefonso Gracia Banzo, Cándido Gracia Sancho, Julián Grasa, Antonio Tiburcio Gros Berges, los hermanos Manuel y Miguel Higueras Ligorred, Zenón Iguacén Navarro, Francisco Jaso Gómez, los hermanos Manuel y Juan José Labasa Suñen, los hermanos Faustino y Mariano Laboreo Castillo, Eloy Laguarta Ferrer, Mariano Lahoz, Teodoro Lahoz Labarta, José Lambea, Antonio Lana Berges, los hermanos Emilio y Jesús Larqué Santacatalina, Ricardo Larriba Lasheras, Manuel Liarte Gracia, Antonio Liarte Sánchez, Angel Ligorred Garulo, Luis Ligorred Lanuza, Eugenio Ligorred Miguel, Eusebio Ligorred Otín, Angel Ligorred Romeo, Angel Ligorred Trullenque, Marcelino Longarón Garulo, Luis Marcén Pérez, José María Marifons Guillén, Juan Martín Pelegrín, Julián Martínez, los hermanos Carmelo y Mario Marzo Villanueva, Ramón Marta Iguacén, Felisa Mata Marcén, Alberto Mata Murillo, Mariano Mata, Domingo Mené Pérez, Calixto Miranda Rodrigo, Benigno Miravete Longarón, Jacinto Miz Moré, Faustino Moreno Gregorio, Agustín Muñío Calvo, Conrado Murillo Espeita, Santiago Murillo Ponz, Félix Nadal Aurensanz, Antonio Nadal Marcén, Saturnina Naya Oliván, Pilar Nogués, Blas Novales Gastón, Marcelino Nuñez Satué, Joaquín Orrios Lahoz, Concepción Padilla Juste, los hermanos Santiago y Clementina Pala Labasa, Félix Pala Romeo, Blas Pardo Aisa, Enrique Perera Pérez, Pablo Pérez Abarca, Cándido Pérez Diestre, los hermanos Domingo y Mariano Pérez Férriz, Luis Pérez Jiménez, Cristina Ponz Vinué, los hermanos Ricardo y Antonio Praena Aragón, Antonio Puértolas Vived, Marcial Ramos Nalvaiz, Máximo Rebollo Pascual, Pedro Recaj Nadal, José Salvador Habas, Eleuterio Sanvicente Santamaría, José Sanz del Cos, Faustina Sanz González, Enrique Sanz Montero, Santiago Sarasa Ezquerra, José Sarasa, Mariano Sarraseca Revuelta, Antonio Seral Villar, Máximo Sesé Otín, Ramón Sierra Alfaro, Pilar Simón Montéllez, Julio Sola Gil, Pascual Solanas Seral, Agustín Solano Solano, Joaquín Soler Ardeo, Aquilino Soler Diestre, Máximo Soteras Marín, Antonio Teira Teresa, los hermanos Ramón y Miguel Tenas Peña, los hermanos Antonio y Pedro Tobías Ordobás, José Tolosa Iranzo, Calixto Tolosana Marcén, Mariano Trullenque Seral, Justo Urraca Gracia, Alejandro Utrillas Ramiro, José Valiente Gil, Carmelo Vicente Casanueva, Vicente Villanueva Aranda, Engracia Villuendas Cortés y María Viñas Botaya, además de un hombre del que sólo sabemos que se apellidaba Borlas.

Otras víctimas de la represión ejercida por los republicanos: Entre ellas se contarían los republicanos fueron los hermanos Luis y Tomás Bayod Bueno, Pascual Benesenes Pala, Mariano Bolea Chueca, Zacarías Bolea Peleato, Pablo Bosque Navarro, Angel Dilla Carpintero, Nicostrato Escalona Capablo, Casimiro Guiral Auría, José Lambán Navarro, Emilio Lamola Ardeo, Sebastián Millán Monforte, Romualdo Ostalé Yus, Juan José Pérez Barón y José Sanz Zapater (cura párroco).

Otras víctimas de la guerra en la localidad: Seguiremos esta tremenda relación con quienes cayeron combatiendo junto a los republicanos, que fueron Antonio Aller Murillo, José Ardeo Pardo, Vicente Arguilé Padilla, Antonio Borruel Romeo, José Cava Fernández, Emilio Diestre Sancho, Cele Foix, José Gómez Arqué, Antonio Gómez, Corando Gonzalvo López, Angel Lanuza Marcén, José Ligorred Broto, Pedro Ligorred Marcén, Antonio Ligorred Trullenque, José María Lluch Layús, Miguel Lop Ferrer, Nicolás Macipe Guallar, Matías Mayoral López, Mariano Miz Moré, Eugenio Oliva Aísa, José Sanz Casabona, José Soler Ardeo, Luis Til Til, Eugenio Tolosana Marcén y dos jóvenes de los que sólo sabemos que uno se apellidaba Pérez Férriz y el otro Costa. En cuanto a los que murieron combatiendo junto a los rebeldes, sus nombres eran Antonio Aibar Longarón, Honorato Arqué Armalé, Cirio Arqué Duerto, Juan Belío Bon, Guillermo Bravo Díaz, Eusebio Calavia Aísa, Angel Cartié Arguilé, José Conde Ungría, Cristóbal Conejero Sierra, Manuel Consejo Arilla, Angel Cuartero Cubero, Alfredo Ferrer Pérez, Pedro Gracia Aliaga, Antonio Gregorio Pérez, Julián Imaz Morte, Joaquín Laguarta Lamana, Félix Lamola Montéllez, José María Martínez Sainz, Emilio Martínez Villar, Emilio Marzo Armalé, Manuel Molina Aibar, Andrés Moreno Gracia, Valeriano Nasarre Oca, José Navarro Gaudín, Angel Oliván Pueyo, Angel Pérez Pérez, Germán Polo Arrieta (de 14 años, corneta), César Pradilla Marcén, Angel Ramón Cereza, Paulino Ruiz Fernández, Marcelino Salvador Habas, Julián Sánchez Bona, José María Sanz Arruga, Carlos Luis Sanz Martínez, Félix Sevilla Marco, Faustino Tolosa Iranzo y Santos Villar Celimendi.

Los civiles muertos durante los combates, accidentes y bombardeos que acompañaron el conflicto bélico dentro y fuera de Zuera serían Casilda Aranda Alfaro, las hermanas Emiliana y Marcela Arqued Aranda, Mercedes Ayuda Lacambra (14 años), Gregorio Bailo Ardeo, Gregorio Bosque Nasarre, Isabel Cortés Sarraseca, Alfonso Cura Garulo (10 años), Francisco Elvira Roig (de 9 meses de edad), Mercedes Ezquerra Huertas, Mercedes Ferrer Marzo (3 años), Asunción Férriz Ezquerra, Dora Giménez Doya, José Imaz Morte, Andrés Longarón Garulo, Emeteria Marcén Alfayed, María Martín Jimeno, Liria Marzo Marcén (10 años), Enrique Moreno Gracia (14 años), Matilde Oliván Lamola (2 años), José Puyuelo Fanlo (16 años), Genoveva Sancho Alfayed, Rosiclaire Segura Ferrer (1 año), Vivente Villar Bagüés y un hombre del que sólo sabemos que se llamaba Gabino.

Acabaremos esta relación con las identidades de los siete zufarienses muertos bajo el dominio nazi sobre Europa: Jesús Herrera Miguel y José Valiente Murillo murieron en combate contra los nazis en el sur de Francia, Emilio Ciprés Carpi, Angel Duerto Casanova, Alberto Ferrer Huertas, Agustín Gómez Lacambra y Andrés Gordún Trullenque fueron asesinados por los nazis, los cuatro primeros en Gusen y el último de ellos en Dachau.


Bibliografía


  • CASANOVA, Julián. (coord.). El pasado oculto. Fascismo y violencia en Aragón (1936-1939). 2ª edición. Zaragoza: Mira Editores, 1999.
  • Entre las raíces, Recuperando la memoria histórica y oral de Gurrea de Gállego y La Paúl (Huesca). [s.l.]: [s.n.], [s.a.].
  • Rueda, rueda, palomera. Recuperando la Memoria histórica y oral de Zuera (Zaragoza). [s.l.]: [s.n.], [s.a.].
  • Zuera o el martirio de sus demócratas. Zaragoza. [s.l.]: Edición del autor, 1990.

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad