Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Pastelerías Manuel Segura

Zaragoza -  Campo de Daroca -  Daroca -  Daroca


 Áreas de información


 Ubicación:
Esquina con Calle Santa Lucía en cuyo nº 18 se ubica el Museo de la Pastelería.

 Dirección:
Calle Mayor, 63

 Compartir

Descripción


Se trata de un edificio levantado en ladrillo y posteriormente pintado, cuya fachada queda articulada por los vanos que, en forma de balcones, horadan la misma asimétricamente ya que la apertura de la calle San Carlos, a modo de callejón cubierto, obliga a que los vanos de esta zona permanezcan a un nivel más alto que aquellos otros de la parte derecha de la fachada.

La planta baja, decorada con despiece, queda reservada a la pastelería, muy tranformada a lo largo de los años y que actualmente abre al exterior a través de dos vanos de enormes proporciones de los que el de la izquierda realiza las funciones de puerta de acceso, mientras que el otro, también abierto hasta el suelo, es una enorme vitrina expositora para los productos. Ambos vanos quedan enmarcados por molduras lisas de madera y se cierran con contrapuerta y contraventana para resguardar la puerta y la ventana respectivamente. La fachada sobresaliente del edificio actúa como cornisa que queda también resaltada por una ancha moldura de madera de características similares a las que enmarcaban los vanos. Justo debajo, unas letras metálicas componen el nombre de la pastelería: PASTELERIAS MANUEL SEGURA.



Síntesis histórica


Manuel Segura, propietario de este negocio familiar que se fundó en 1874 y al que se incorporó siendo tan sólo un niño, ha levantado un museo de su pastelería: Museo de la Pastelería Manuel Segura, un centro donde puede seguirse paso a paso el proceso de elaboración de un buen chocolate o un sabroso pastel.

El edificio que acoge el Museo, una construcción de nueva planta que abrió sus puertas en 2000, consta de tres plantas. La primera se dedica al chocolate y en ella puede contemplar el visitante un par de metates o piedras donde se molía el cacao y se mezclaba con el azúcar para después molerlo, calentarlo a la piedra, y darle finalmente la forma de la tableta. Dicho trabajo requería un gran esfuerzo físico por parte del pastelero puesto que arrodillado debía moler con el rodillo el fruto del cacao. Detrás de estos utensilios puede contemplarse un galé que evidencia los avances en la manipulación del cacao ya que fue la máquina que sustituyó al metate y proporcionó comodidad al pastelero.

En las vitrinas del museo pueden verse libretas donde se incluyen las fórmulas utilizadas por los antiguos pasteleros, o una muestra de libros y revistas sobre la evolución de la pastelería. Todo esto se completa con diferentes moldes para hacer bombones helados, pequeños tostadores, instrumentos para pelar frutas y confitarlas, tenedores para bañar bombones, etc.

En la tercera planta se exponen los utensilios propios de la confitería, útiles que se empleaban para cocer, la primera batidora manual que tuvo la pastelería, una amasadora, molinos de café y azúcar, y algo muy curioso, velas y cirios puesto que antiguamente, las pastelerías fabricaban este tipo de productos como un subproducto de la manipulación de la miel de las colmenas, ofreciendo otro servicio a la comunidad.

 

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.
Acepto la política de privacidad