Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Catálogo de patrimonio arquitectónico aragonés


Seleccione un criterio de búsqueda del formulario o combine varias casillas si desea ejecutar una consulta más específica. Permite obtener resultados más precisos que la búsqueda simple.

Datos generales
Nombre: 
Clasificación: 
Tipo de bien: 
Provincia: 
Comarca: 
Municipio: 
Localidad: 
Clase: 
Categoría: 
Figura: 
Datación:   Exacta   Intervalo de fechas
Año: 
Estilo: 
Personas relacionadas: 

Noticias




Destacado


Iglesia del Salvador - Pina de Ebro (Zaragoza)

Normal 0 21 MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman";} Situada a un costado del conjunto monástico, y con su fachada principal hacia la plaza, la iglesia del Salvador es un edificio cuyo aspecto actual es fruto de dos principales actuaciones constructivas. Originalmente era una iglesia gótico mudéjar, de una única nave, con capillas laterales poco profundas, y cabecera poligonal, además de una torre a los pies. Sufrió una reforma radical en la segunda mitad del siglo XVIII. Por un lado, se amplió con el añadido de dos o tres tramos en el extremo de los pies. Por otro, se modificó totalmente su aspecto interior: las capillas del primer tramo fueron convertidas en un crucero, se insertaron elementos arquitectónicos como el entablamento y las pilastras, y se añadieron motivos decorativos (fundamentalmente en las bóvedas, de carácter barroco); asimismo, se construyeron otros dos nuevos tramos a la nave. La cabecera está cubierta con bóveda nervada. De los cinco tramos de la nave, los dos primeros, correspondientes a la obra original, lo están con bóveda de crucería. El siguiente cubre con bóveda de cañón con lunetos curvos y los dos últimos con cañón con lunetos de forma convencional. Todas las cubiertas apean en un entablamento moldurado, con decoración de mútulos, de escaso volumen, y en pilastras cajeadas de orden compuesto. Asimismo, la zona de la ampliación, en la que se abren óculos de iluminación, se decora con guirnaldas, cabezas de ángeles y palmas realizadas en yeso policromado. Por lo que respecta a las capillas laterales, las del primer tramo fueron totalmente reformadas para convertirlas en brazos de un crucero, elevándolas hasta adquirir la altura de la nave y cubriéndolas con bóvedas de cañón con lunetos. Las del segundo tramo también sufrieron una transformación de sus cubiertas, al ser dotadas de cúpulas elípticas con nervaduras. Las del tercer tramo, cubiertas con bóvedas de arista, son quizá las únicas que no han sufrido modificaciones respecto a su aspecto original medieval. Los dos tramos de los pies, fruto de la ampliación barroca, son más estrechos y carecen de capillas laterales. Hay coro alto a los pies, sobre arco carpanel. La iluminación se realiza mediante vanos en arco apuntado en el ábside, que se conservaron de la fábrica primitiva, y óculos que se abrieron en el siglo XVII en el ábside, las capillas y la nave. Los óculos se decoran con estucos a base de volutas y angelillos. Al exterior se aprecia claramente el carácter sobrio de la construcción, con paramentos murales lisos rematados con una faja de esquinillas que da paso al alero de ménsulas escalonadas, también de ladrillo; los vanos apuntados del ábside presentan arquivolta de ladrillo aplantillado. La fachada presenta una portada sobria de carácter clasicista y aspecto monumental. Está enmarcada por un gran arco de medio punto y consta de dos cuerpos. En el inferior se abre la puerta de acceso, en arco de medio punto moldurado sobre pilastras jónicas. Está flanqueada por dos pares de pilastras acanaladas también de orden jónico, que sostienen el entablamento que las separa del piso superior. En este se abre una hornacina central, flanqueada por pilastras acanaladas también jónicas, con guirnaldas entre las volutas, y aletones curvos. El elemento más destacado del exterior es la torre, situada a los pies de la primitiva fábrica mudéjar. Consta de tres cuerpos, cada uno de los cuales fue construido en época diferente. El primero a la primitiva construcción del siglo XVI; concentra la decoración a base de bandas de ladrillo resaltado dispuesto en zig-zag, esquinillas y rombos. El cuerpo de campanas, abierto por pares de vanos de medio punto doblados, se decora con una banda de cerámica y corresponde a la ampliación del siglo XVII. El cuerpo superior y el remate son de construcción reciente.

Tema de la semana


HISTORIAS DE MOLINOS
HISTORIAS DE MOLINOS

De la baja Edad Media al siglo XIX, la expansión del cultivo del olivo supuso en Aragón la configuración de un singular paisaje salpicado de cientos de almazaras. Alrededor de ellas se fue desarrollando un variado entramado de derechos feudales, conflictos y pleitos al que hoy nos asomamos a través de los fondos de nuestros archivos. En ellos encontramos abades medievales y nobles ilustrados, comerciantes urbanos, famosos arquitectos, molineros..., cuyas historias vuelven a dar vida a los monumentales restos de las almazaras que todavía perduran.






Biblioteca digital




Participantes





 

Espere mientras se realiza la búsqueda....

D.C. Zaragoza